lunes, 9 de agosto de 2010

La neutralidad en la Red. Chile, un ejemplo a seguir

Si no se mantiene la neutralidad en la red se perderá uno de los derechos fundamentales de las sociedades desarrolladas.


La Cámara de Diputados del Gobierno de Chile aprobó recientemente modificaciones en su ley de Telecomunicaciones introduciendo así el término de neutralidad. Con este cambio prohíben por ley a los proveedores de Internet interferir, discriminar o entorpecer en los contenidos, aplicaciones o servicios en la red. Este no es un concepto menor. Tiene gran importancia aunque casi nadie le da la importancia que tiene.
     Pero, qué es la neutralidad en la red. Primeramente hay que definir que es necesario para que la información llegue a ordenadores particulares de cada usuario. Siempre que se enciende un ordenador conectado a Internet este “avisa” a su operador de telecomunicaciones, véase Telefonica o Maroc Telecom entre muchos otros, de que está conectado. Este Operador, en el argot, se define como ISP. Entonces, el ISP es una empresa privada, por norma, que te provee de la capacidad para estar e interactuar en internet.
     Hasta la fecha, y desde su creación, cualquier usuario tiene la libertad de decidir por dónde navegar y qué servicios usar, pudiendo acceder a cualquier información de todo el mundo sin verse limitado más que por las características el propio Sistema.
     Esto permite una gran libertad para la comunicación y la transmisión de ideas. Permite que aunque se viva en un país con un sistema político totalitario se pueda acceder a información sin desvirtuar. Permite que se tengan más oportunidades para informase independientemente de la decisión final que tome cada uno.
     Desde hace tiempo muchos ISPs, empresas que intercomunican los ordenadores, intentan que se les permita limitar o, simplemente, denegar el acceso a los contenidos que ellos consideren oportunos. 
     Telefónica recientemente por medio de su Presidente Ejecutivo, César Alierta, comunicó que cobraría a los creadores de contenidos por el uso de su red. Esto es, Telefónica está informando que piensa bloquear cualquier servicio de internet a su gusto y basándose en las razones que consideren oportunas.


     Si realmente esta circunstancia se llegara a dar podrían ocurrir infinidad de situaciones que mermarían seriamente, la libertad individual y podrían influir en la opinión del usuario final.
     Dos ejemplos de lo que podría pasar y ya pasa en algunos países en que sus gobiernos no respetan la neutralidad en la red: 
     En China si cualquier usuario busca en un buscador la Plaza de Tiananmen como resultado se encuentra paginas de describen la plaza e información variopinta sobre el monumento. Nada sobre la masacre que lleva su nombre.
     ¿Qué pasaría si Telefónica llegara a un acuerdo económico con Microsoft? Siempre que los usuarios de las redes de Telefónica intentaran buscar algo en Google, por ejemplo, podrían encontrarse con que Google responde lentamente, han limitado el acceso o, simplemente, no funcione, lo han denegado, obligando finalmente a usar el buscador de Microsoft. 
     Es sabido que algunos medios de comunicación, en todos los países, están sometidos, en mayor o menor grado, a los distintos poderes fácticos de turno limitando su libertad de expresión u orientándolos a las ideas que mas convenga a dichos poderes. ¿Con que propósito? Como norma, siempre o casi siempre, el de moldear opiniones. 
     Si se rompe la neutralidad en la red se está capacitando a ciertas empresas privadas obligar a usar, visitar, los servicios que ellas consideren oportunos según sus intereses corporativos.
     Aunque la moralidad de algunas empresas está en su peor momento, se tendió en las últimas décadas al todo vale con tal de conseguir los objetivos económicos de turno y por tanto nunca fueron, muchas de ellas, exponentes de libertad y respeto.
     Si esto llega a materializarse se perdería una de las grandes libertades que se han obtenido en estas últimas décadas. El mundo daría un paso atrás inmenso en una de las libertades fundamentales del ser humano. La libertad de pensamiento y de elección.

4 comentarios:

  1. El concepto es discutible, porque si las redes de telecomunicaciones son privadas... ¿por que no podrian los propietarios dictar sus propias normas sobre ellas?. ¿No atenta esto contra la propiedad privada?. Pero por otro lado, ¿puede el bibliotecario esconder ciertos libros a los ojos de los ciudadanos?. Las telecos le tienen envidia a las start-up con exito y estan como locas por hincarles el diente... avaricia.

    ResponderEliminar
  2. me parece absurdo lo que esta diciendo este tio, me parece que olvida su cometido que es un "carrier", un proveedor, el para esto esta cobrando y para esto esta contratado, es como ibedrola te saboteara la television si no tienes un tele Samsung o "Nisu".Lo mas preocupante es que como telefonica tiene la mitad de los senadores de amigos soy casi 100% seguro que nos va a tocar pagar cada vez que vamos a utilizar un buscador porque todas las empresas refleja sus gastos al usuario final
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡BRAVO !!! Que sabio es Oscar Rivas y que aprendemos con él ...

    ResponderEliminar