viernes, 6 de agosto de 2010

¿El fin de las tarifas planas para Smartphone?

El mercado de la telefonía, el tecnológico en general, está sufriendo cambios constantemente. Con la aparición de nuevos dispositivos, soportes, plataformas de comunicación e interacción, las grandes operadoras se ven obligadas a cambiar las reglas del juego según surgen nuevas tendenciasde uso.

Con la aparición de terminales como el Iphone, el Nexus One o toda la gama de terminales con plataforma Android, Windows mobile 7 o Blackberry nos encontramos con equipos con requerimientos de red constantes. Esto es debido a que muchos servicios requieren actualizaciones constantes. 
     Servicios como el correo “siempre en el móvil”, noticias, sincronización de agendas de contactos, redes sociales tipo tuenti o facebook, gtalk o Messenger, posicioonamiento (integrar información virtual en entornos reales), hacen que  estos terminales estén solicitando y recibiendo información constantemente.
     Así, no hace mucho operadoras como Vodafone o Movistar, con la aparición de los terminales llamados Smartphone, ofrecieron conexiones a internet con tarifa plana real aun vigentes en España. Tarifas planas que tienen unos costes cerrados que te permiten disfrutar de una cantidad de información subida o bajada determinada a velocidades interesantes y que, aun cuando superaras la cantidad de información contratada nunca te cobrarían más, únicamente reducen la velocidad de conexión.
     Con la rápida implantación de este tipo de dispositivos las operadoras móviles, viendo una gran fuente de ingresos, compitieron tanto en precio como en calidad de conexión.
     Pero el tiempo no pasa en balde y, como siempre, las redes nunca están bien dimensionadas, o por lo menos es lo que nos trasladan algunos operadores. Estas operadoras nos comentan que sus redes, con el sistema actual de planes de precios, y debido al gran aumento de este perfil de cliente, pronto se verán sobrepasadas y será necesario un cambio.
     Según el diario británico The Guardian, la compañía O2, filial de Telefónica en el Reino Unido, planea la limitación de estos contratos con tarifa plana.
     Según argumenta O2 un pequeño número de usuarios, el 0,1%, consumen el 36% del total de datos trasmitidos por la compañía. El 97% de los usuarios de este tipo de terminales en O2 únicamente consumen 500 MB al mes, y si nos referimos a los que consumen 1GB, el porcentaje es casi despreciable.
     O2 sigue el camino de otros operadores móviles como ya han hecho Vodafone UK (Reino Unido), lo comunicó el mes pasado, y AT&T en la presentación del Iphone 4. 
     Si bien es cierto que las razones que exponen las operadoras están justificadas, algunos sectores consideran que únicamente están consolidando posiciones para los más que posibles cambios que se avecinan. 
     El número de usuarios de estos terminales y las capacidades de estos cada día crecen y se amplían. Nuevas aplicaciones o servicios ya conocidos como el Google docs, entre otros, permiten que terminales con Android cuenten con servidores de documentos gratuitos personales, pudiendo el usuario almacenar vídeos, música, películas o lo que crean oportuno para su descarga inmediata a su terminal en cualquier lugar. Se implantan poco a poco servicios que nos recuerdan a los ya presentes en los ordenadores convencionales.

     En general estas declaraciones sorprenden. La tendencia natural hacia donde se mueve el mercado general de las telecomunicaciones es a aumentar la capacidad y calidad del tráfico. En los últimos años, tanto en telefonía fija como telefonía móvil, observamos una lucha comercial “encarnizada” entre operadores con la base de que cuanto más rápido, sin límite, mejor. La idea principal sobre la que se ha basado todo el desarrollo de las redes ha sido mayor velocidad, mayor capacidad de envío o recepción e igual o mejor servicio. Intentando, continuamente, diferenciarse entre ellas bajo estas premisas.



     Así, hay sectores que piensan que en realidad lo que se está pretendiendo es limitar la capacidad de las conexiones más económicas, obligando así a los usuarios intensivos a formalizar tarifas de mayor coste económico en benéfico de las cajas de las operadoras. Una idea que podría instaurarse en las empresas de telefonía móvil no solo españolas, sino también de otros países de Europa.
     De cualquier manera todo apunta a que, con el tiempo, todos serán usuarios más intensivos según se divulguen y se estandaricen estos servicios que requieren más tráfico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario